Connect with us

Garaje

No solo de BMW vive el hombre

Entrevistamos a uno de los administradores de BMW Faq

Gus es un gran conocido en la comunidad automovilística en general, y en la de BMW en particular. No es de extrañar, ya que el es uno de los administradores de BMW FAQ, el principal foro en lengua castellana de la marca bávara , y uno de los más importantes a nivel internacional. La actividad que registra aún a día de hoy después de tantos años abierto, denota el buen ambiente que existe en el foro y la fidelidad de sus participantes hacia la marca. Pero hay vida más allá de BMW. Coches que la firma alemana no tiene un su catálogo o que simplemente marcaron una época. Hoy vamos a conocer a Gus y a disfrutar de su garaje.

Mr T: Buenos días Gus. Ante todo felicitarte por el contenido de tu garaje. La pregunta es de rigor: cuatro coches y todos descapotables biplaza. ¿Son útiles para el día a día? Porque sé que al menos dos cumplen esa función.

Gus: Buenos días. Si tienes en cuenta que tanto el Z3 como el MX-5 se compraron específicamente para eso, sin duda para nosotros lo son, y nos lo han demostrado. Para el uso ciudad/extrarradio se trata de coches muy compactos —que se usan normalmente con el conductor solo— razonablemente económicos y muy fiables. Esas son sus principales virtudes para el día a día, pero luego viene lo mejor: el plus que te da poder descapotar a la menor oportunidad unido a un comportamiento ágil y directo.


También es verdad que las versiones -140 y 131 CV- fueron elegidas para tener mantenimiento reducidos… y de verdad que los tienen. El Z3 llevará pronto 300.000 kms y 20 años con nosotros y el ritmo del MX-5 es de 25.000 al año, aunque éste ha viajado algo más porque se ha convertido en el coche para todo de la familia, no digo más.

Mr.T: Reconozco que aún no salgo de mi asombro al leer en la misma frase MX-5 y coche para todo. Si dos de los roadsters más divertidos que se pueden encontrar son tus coches de diario, ¿qué te reservas para el disfrute?

G: No diría reserva para disfrute, sino quizá «disfrute más solitario», por más que mi mujer me acompañe en algunas ocasiones. Por un lado siento devoción por los coches de cierta antigüedad —disfrutaría de cualquier cosa anterior a los 80, da igual lo que fuera; para lo posterior ya sería mucho más exigente—, y desde hace muchos años siempre ha habido alguno en casa. Ahora en uso aparte de algún hierrito más, de baja temporal, tengo una réplica de AC Cobra de Sheldonhurst, muy fiel, con motor V8 de Mustang del 65 y sobre todo casi tan antigua como los Shelby originales, ya que es de los años 70. He estado años usándola prácticamente cada fin de semana que no diluviara, aunque los últimos años ha debido compartirlos con modelos de Lamborghini en otra órbita de usabilidad y prestaciones, pero de una forma bastante complementaria al principio. El Cobra no pisa circuitos, y los otros no salían al principio de ellos. Formas distintas de disfrutar de la afición, aunque yo siempre preferiré la carretera, la verdad.


Mr.T: Veo que lejos de limitarte a pasear con un coche del calibre del Huracán, has disfrutado bien en un hábitat específico para un deportivo de tal calibre, el circuito. Son casi 50 años de diferencia entre el Lamborghini y el AC, ¿qué es lo que más valoras de cada uno?

G: Bueno, el Huracán sustituyó a una auténtica arma de pista, hablando de turismos, siempre, y ya con un enfoque mucho más amable, aunque el primer año visitó unos cuantos circuitos; pero a diferencia de su antecesor, un Superleggera con set up deportivo como kit aero, arneses, jaula, bacquets, carbocerámicos, semis…etc…y sin ni un solo elemento de confort que no fuera el A/A, éste ya se ha adquirido pensando en un uso mucho más relajado y alejado de las pistas. Dicho eso, la pura prestación del Huracán es descomunal, comparado con todo lo que conozco. Y he conducido coches más rápidos sobre el papel, pero es que a ese nivel ya apenas soy capaz de notar la diferencia. Y todo ello permitiendo un uso normal mucho más refinado y civilizado. No en vano es una década más moderno y se nota en todo.


Digamos que a nivel mecánico es de otra galaxia por comparación. El AC es, como lo definió creo que muy acertadamente un amigo, historia, estética y ruido. Si antes parecía rudo en comparación a todo, ahora todavía más porque su rival lúdico ha ganado muchísimo en confort y usabilidad…. y encima también descapota, lo que para nosotros es definitivo. Pero la personalidad del AC es arrolladora. Pienso y creo que, como aficionado, al igual que sucede con todos los hierritos, un 2 CV un Renault 8 o lo que quieras imaginar define más a alguien que cualquier coche actual por llamativo o caro que sea. A fin de cuentas para tener cualquier coche actual solo necesitas dinero… o quien te lo preste. Lo otro requiere algo más de esfuerzo.

Mr.T: Así que si solo pudieras quedarte con uno, ¿ese sería el Cobra?

G: Sin duda. Muchas de las virtudes del Huracán las reúne —y no siempre en formato más pequeño— el MX-5, que además resulta ser muy BMW – propulsión, reparto de pesos, simplicidad y hasta cierta austeridad formal-.

Mr.T: Parece una afirmación un poco atrevida que sabiendo de quién viene no puedo poner en duda, sino más bien interesarme en él porque has llegado a esa conclusión. ¿Que tiene el MX-5 que lo hace tan especial?

G: Soy conductor, no piloto. Me gusta el tráfico y las cosas de la carretera, y usar los coches de forma interesante ahí. Si viviese en Alemania y pudiera siquiera hacer uso del 70% del potencial del Huracán un el 10% del tiempo, la respuesta sería otra, o al menos, menos rotunda. Pero no nos engañemos, un turismo no es un coche de carreras y por lo tanto en ese sentido el Lambo se parece más al MX-5 que a cualquier coche, por modesto que sea, preparado para circuito. Por lo tanto casi siempre lo más potente ofrece un plus, claro, pero sobre una base ya tan buena para la diversión en carretera, que es lo que me interesa a mí. Voy a circuitos obligado y, en muchos aspectos realmente prácticos es muy superior como la usabilidad diaria, capacidad del maletero, consumo irrisorio, e incluso gadgets siendo que puedes perder el permiso en cualquier autovía igualmente. Encima ves que él cochecito tiene verdadero mérito que lo pongan en el mercado por ese precio. En el otro caso, es que solo faltaba —risas—. Reconozco que precisamente porque no entiendo el coche sino para conducirlo, me pierde la polivalencia, que ya es raro apreciarla en coches tan especialistas. Y por eso siempre diré que el coche de mi vida ha sido el M3 E46. Sustituir con ventaja al avión, circuitos, esquí, transporte de niños… En aquellas circunstancias, todo lo hacía bien; hoy ya no necesito nada de eso, sobre todo gracias a la DGT.


Mr.T: Una respuesta muy concisa y completa. Parece mentira que un coche tan asequible como el Miata pueda ofrecer tanto. Por otra parte dices que el que más te marcó fue el BMW M3 ¿Aun lo conservas?

G: No…lo tuve de 2003 a 2007, y lo sustituyó un M3 E92…. Es un poco lo mismo…mejor en todo lo mensurable, como no, y sin embargo…

Mr.T: Por mucho que avance la tecnología, no puede mejorar el recuerdo que algunos coches dejan, por ser prácticamente perfectos. Muchas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo y deseamos desde Gentleman Driv3r que sigas disfrutando de ese garaje de ensueño.

Newsletter

Suscríbete

Pulsa para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias

DE TOMASO GUARÀ: El último suspiro

Coches que quizás no conocías

Fairlady Z: Historia de una leyenda (1ª parte)

El Retrovisor

10 familiares vitaminados con distintivo ambiental

Al volante

20 ópticas compartidas que quizás desconocías

Al volante

Síguenos en redes sociales
Newsletter

Suscríbete