Connect with us

Al volante

VolksPod: Imaginación al poder

El incombustible Beetle tiene una nueva reencarnación

Ser uno de los coches más vendidos del mundo, y en el mundo, gracias a la simpleza de su mecánica y a unas cualidades offroad que muchos SUV actuales quisieran, favorece que la gente desarrolle su ingenio y modifique el mítico Volkswagen Beetle —comúnmente conocido en nuestro país como Escarabajo—, hasta límites insospechados. Y es que los hemos visto preparados para rallye, en forma de buggy playero, speedster, limusina, Hot-Rod, e incluso de trike. Pero lo que aún no habíamos visto era una moto hecha con piezas del modelo de Wolfsburg.

View this post on Instagram

Cold day for a ride. #volkspod

A post shared by Brent Walter (@walter_werks) on

El responsable de este curioso artilugio es Brent Walter, un inventor americano, amante de Volkswagen, que sube sus creaciones a su cuenta de Instagram. Y el VolksPod —como él mismo lo ha bautizado—, sorprendió a los usuarios de la red social, haciendo el artilugio viral a las pocas horas.

Y no es de extrañar, pues Brent ha creado una suerte de minimoto usando para ello un motor de 79cc ubicado en un chasis tubular. Lo más característico es la carrocería, pues para su creación se han usado varios guardabarros del Beetle, que debidamente modificados, le confieren el aspecto que veis en las imágenes. Además, en el se han integrado el foco delantero y el piloto trasero del escarabajo, y para realzar la singularidad del modelo se ha optado por un color verde extraído de la paleta clásica del Volkswagen Beetle.

No contento con su primer modelo, Brent se lanzó a la fabricación de una segunda unidad, con algunas mejoras respecto a la original. En esta versión 2.0, modificó el chasis para dar cabida a una rueda de 13”, dotando a la carrocería —azul para esta ocasión—, de mayor distancia al suelo. Cambió el motor por uno de 212cc y 6,5cv, y pulió algunos detalles como el manillar, que pasa a ser cromado, o los reposapiés, a los que añadió el logotipo de Volkswagen.

El señor Walter no tiene pensado fabricarlas en serie, pero no son pocas las personas que le animan a hacerlo y que estarían dispuestas a adquirir uno de sus modelos. Nosotros ya estamos escribiendo la carta a los Reyes Magos.

Newsletter

Suscríbete

Pulsa para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias

10 coches que nos dejó Miami Vice

El Retrovisor

Fairlady Z: Historia de una leyenda (1ª parte)

El Retrovisor

DE TOMASO GUARÀ: El último suspiro

Coches que quizás no conocías

20 ópticas compartidas que quizás desconocías

Al volante

Síguenos en redes sociales
Newsletter

Suscríbete