Connect with us

Al volante

Subastado un Vector W8 Twin Turbo

Nos encantan estos excesos ochenteros.

La década de los ochenta nos dejó para el recuerdo canciones imborrables, peinados imposibles, indumentarias psicodélicas y deportivos de ensueño. Y el Vector W8 Twin Turbo era uno de ellos.

Supongo que la mayoría de vosotros sabéis a estas alturas de que vehículo se trata. Si no es así, os haré un breve resumen. El Vector W8 Twin Turbo fue la respuesta estadounidense a los deportivos de ensueño que nacieron en el viejo continente a finales de la década de los ochenta, siendo sus principales rivales el Lamborghini Countach 5000 Quattrovalvole y el todopoderoso Ferrari F40.


Tecnología aeroespacial

Gerald Wiegert, el fundador de la compañía, no escatimó en recursos para crear un deportivo capaz, no solo de estar a la altura de sus rivales, sino de batirlos. El diseño, carente de líneas curvas, fue estudiado a conciencia para ofrecer la menor resistencia aerodinámica, y para su fabricación se usaron materiales innovadores en la época, tales como el Kevlar o la fibra de carbono.


El propulsor encargado de mover el conjunto era un V8 de 6.0 litros que, sobrealimentado con la ayuda de dos turbos, desarrollaba 650cv a 5700rpm y unos increíbles 880Nm de par motor. Para que os hagáis una idea, el F40 se conformaba con 478cv. Y un Lamborghini Aventador, con su V12 de 700cv, desarrolla solo 690 Nm. Con semejantes cifras, el deportivo americano era capaz de cubrir el 0-100Km/h en 4.2 segundos, y sobrepasar la barrera de los 350Km/h.


Pero crear un vehículo así supone un elevado coste que para una marca sin renombre como Vector se tradujo en un suicidio financiero. La firma quebró al poco tiempo, llegando a construir únicamente diecisiete unidades de W8.

La unidad 009

El pasado 16 de Enero, en la subasta de RM Shoteby’s que tuvo lugar en Arizona, nuestro protagonista alcanzó, al cierre del martillo, la nada despreciable cantidad de 720.000 $. Un record para el modelo, pero que puede parecer hasta una ganga si profundizamos en la unidad en cuestión.

Y es que este W8 Twin Turbo fue encargado por su primer y único propietario a finales de 1989, por un coste de 178.000$. El deportivo, pero, no estuvo listo hasta 1991, aunque eso no pareció importarle demasiado, porque tras 29 años, el odómetro registraba unos sorprendentes 3650 kilómetros.

El color lila metalizado que recubre su carrocería, y el único en abandonar la fábrica en dicha tonalidad, conjuga a la perfección con su diseño ochentero de líneas afiladas. Su interior futurista basado en el cockpit de un caza, dispone de serie de un cuadro de instrumentos digital y medidores aeroespaciales tales como un contador de horas o una brújula de ruta aérea. Además, como extras, añade asientos Recaro Classic, control digital del clima y un equipo de sonido firmado por Sony con lector de casete y cargador de 10 CD, así como techo solar extraíble con una exclusiva y rara funda para guardarlo.


Esperamos que su nuevo propietario tenga la consideración de disfrutarlo por todos los que babeamos por esta rareza americana de los 80. Si como yo, no tienes un Vector W8 en el garaje, siempre puedes desempolvar tu antiguo Gran Turismo 2 y rodar con él, aunque sea de forma virtual. Pero antes, échale un ojo a este comercial de la marca de principio de los noventa.

Pictures are courtesy of RM Sotheby’s

Newsletter

Suscríbete

Pulsa para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias

DE TOMASO GUARÀ: El último suspiro

Coches que quizás no conocías

Fairlady Z: Historia de una leyenda (1ª parte)

El Retrovisor

10 familiares vitaminados con distintivo ambiental

Al volante

TestDriv3r: Berlinas

TestDriv3r

Síguenos en redes sociales
Newsletter

Suscríbete