Connect with us

Al volante

Los tres tenores

EB110 SS, Veyron 16.4 SS y Chiron posan en Dubái

No es muy común poder ver juntos a los modelos de la marca francesa, debido a su exclusividad. Quizás, con un poco de suerte y en el lugar adecuado –Mónaco por ejemplo—, podríamos llegar a divisar alguna unidad de Chiron o Veyron, y seguro que de manera individual. Por eso una reunión de los tres últimos modelos de la marca es todo un deleite visual. Y es que el negro de sus carrocerías combina a la perfección con los paisajes desérticos de Dubái.

Tres décadas, un mismo objetivo

En la mayoría de marcas, a sus tres últimos modelos les separan unos pocos meses, y si hablamos de marcas más exclusivas, quizás podemos extendernos a un año o dos. Pero Bugatti es diferente, y es que entre el EB110 y el Chiron hay un cuarto de siglo de diferencia, ya que el EB110 vio la luz en el año 1991 y el Chiron lo hizo en el 2016.

¿No lo parece verdad? Marcello Gandini –aquí puedes ver una selección de sus trabajos— realizó de nuevo otra obra de arte con ruedas. Un diseño personal e único, y que denotaba las prestaciones que la versión SuperSport del EB110 registraba, capaz de detener el crono en el 0a 100Km/h en 3,2 segundos y alcanzar los 348Km/h. Y todo ello gracias no solo a la estudiada aerodinámica, también a los 612cv que cuatro turbocompresores extraen de su V12 de 3.499c.c.


Pese a sus cifras de récord, el EB110 no supuso el revulsivo necesario para resucitar a la marca de su largo letargo, al cual volvió hasta que el grupo VW la rescató con un único fin en mente: construir los vehículos más rápidos del mundo.

Así,  tras largas demoras e innumerables concept cars, en el año 2005 vio la luz el Veyron, convirtiéndose en el momento de su lanzamiento en el vehículo de producción más rápido del mundo, al alcanzar los 407Km/h. De nuevo, no solo la aerodinámica ayudaba a ello, si no las estratosféricas cifras que giran en torno a su motor, un bloque en W16 —resultado de la unión de unir dos motores de 8 cilindros con una uve estrecha—, que cubica 7993cc y eroga una potencia de 1001 cv gracias de nuevo a la ayuda de cuatro turbocompresores, y un descomunal par de 1250N.M.


Pero siempre se puede ir un poco más allá, y Bugatti decidió apretar un poco más a su creación en su versión SuperSport, aumentando la potencia hasta los 1200cv, y revisando la aerodinámica para poder alcanzar los 431Km/h, con record guinnes incluido. No es de extrañar que la mayoría de medios y aficionados del motor, consideren al Veyron como el mejor automóvil de la pasada década..

Esta vez el éxito acompañó a la marca francesa, y en 2016 presentaron el sustituto de tan magnánima obra, el Chiron. Un modelo que presentaba un diseño mucho más personal y trabajado que su antecesor, con una zaga en forma de cúpula que divide su cuerpo en dos partes bien diferenciadas. De nuevo las prestaciones van un paso más allá, y usando la misma configuración de motor y sobrealimentación que su antecesor, se consiguen extraer 1500cv de potencia, y llegando a alcanzar la friolera de 490Km/h.


Si eres el afortunado propietario de uno de ellos, que sepas que no nos das envidia —bueno, un poco si—, y si no, te tocará conformarte con estas espectaculares imágenes.

Newsletter

Suscríbete

Pulsa para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias

10 coches que nos dejó Miami Vice

El Retrovisor

Fairlady Z: Historia de una leyenda (1ª parte)

El Retrovisor

DE TOMASO GUARÀ: El último suspiro

Coches que quizás no conocías

20 ópticas compartidas que quizás desconocías

Al volante

Síguenos en redes sociales
Newsletter

Suscríbete