Connect with us

Al volante

Diseñando el futuro

Si os gustan los nuevos Cupra, parte de la culpa es suya

Tengo la gran suerte de conocer a Alfredo desde hace ya muchos años. Una persona especial a la que puedo considerar amigo en mayúsculas, y del que cada día se aprende algo nuevo y fascinante en el campo que más nos gusta, el automovilismo. No es que considere que mis conocimientos sean escasos, es que los suyos son enormes. No en vano, esa pasión le ha llevado a desempeñar uno de los oficios más envidiados de todos los aficionados al mundo del motor: Diseñador de automóviles.


Decir Italdesign Giugiaro es hablar de diseño e innovación, de tradición y de futuro. Y es en dicha firma donde este joven empezó su carrera, colaborando tanto en encargos externos como en proyectos internos. Quizás podéis llegar a pensar que por el hecho de formar parte de una marca con tanto renombre es todo más fácil. Nada más lejos de la realidad. El hábito no hace al monje, y rallar a un nivel tan alto exige mantener una calidad elevada de forma constante, aunque cuando uno tiene magia en las manos todo es más fácil. Solo hace falta deleitarse con el fluido diseño exterior del Boreas, un proyecto de superdeportivo híbrido de origen español que vio la luz en el año 2017 —y del que momento no sabemos nada—donde nuestro protagonista tuvo mucho que decir.


Con tal carta de presentación, no es de extrañar que una firma como Seat reclamara sus servicios. A día de hoy Alfredo trabaja para la firma española y para su filial deportiva, Cupra, que tan buena acogida está teniendo entre los consumidores, Y es que la deportividad de los propulsores se fusiona con un lenguaje de diseño muy personal y atrevido, gracias al trabajo de un equipo de diseñadores jóvenes pero sobradamente preparados del cual Alfredo forma parte importante.


¿Y que hace un diseñador de coches en sus ratos libres? Pues más coches. O en este caso, unos preciosos cuadros renderizados donde plasma de forma única y original grandes mitos del automovilismo, tanto de calle como de competición.


Un servidor se declara fanático absoluto de sus creaciones. Unas obras con un diseño tan poderoso por su pureza y simplicidad que resulta imposible dejar de observarlas.

Por cierto, yo ya tengo mi cuadro en un lugar preferente de mi casa. Y vosotros deberías hacer lo mismo.

Newsletter

Suscríbete

Pulsa para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias

10 coches que nos dejó Miami Vice

El Retrovisor

20 ópticas compartidas que quizás desconocías

Al volante

Fairlady Z: Historia de una leyenda (1ª parte)

El Retrovisor

DE TOMASO GUARÀ: El último suspiro

Coches que quizás no conocías

Síguenos en redes sociales
Newsletter

Suscríbete